Todo sobre tu primera tarjeta de crédito

Es posible que ya tengas una idea de cómo funcionan las tarjetas de crédito y cómo manejar una tarjeta de crédito de manera responsable, pero el diablo está en los detalles.

Comprender los conceptos básicos acerca de que es una tarjeta de credito, cómo funciona, cómo obtenerla y usarla con prudencia puede ahorrarte tiempo, dinero, molestias, y te ayudará a obtener un buen crédito.

Obtener tu primera tarjeta de crédito es un gran hito y un gran ajuste. Es posible que ya tengas una idea de cómo funcionan las tarjetas de crédito y cómo manejar una tarjeta de crédito de manera responsable, pero el diablo está en los detalles. Comprender esos entresijos antes de sumergirse te ahorrará más de lo que crees.

Sigue leyendo y encuentra todo lo que necesitas saber sobre tu tarjeta de crédito:

Tarjeta de crédito y alcancía

 

1. Las mejores tarjetas de crédito no son para principiantes

Como recién llegado al crédito, probablemente no podrás calificar para las tarjetas de crédito más valiosas, las que tienen ricas recompensas y ventajas, grandes bonos de registro o largos períodos de interés del 0%.

Esos productos de la mejor calidad están disponibles solo para solicitantes con crédito bueno o excelente e historiales crediticios más largos que cumplen con ciertos requisitos de ingresos.

Es probable que tengas que comenzar con tu primera tarjeta de crédito, con un producto dirigido a personas con historial de crédito limitado o nulo. Sin embargo, no todas son malas noticias: muchas de estas tarjetas ofrecen recompensas decentes y no cobran tarifas anuales. Algunas opciones a considerar incluyen:

2. Un depósito de seguridad

Si tienes problemas para obtener la aprobación de tu primera tarjeta de crédito, por ejemplo, porque estás comenzando sin ningún crédito, prueba con una tarjeta de crédito asegurada.

Las tarjetas de crédito aseguradas están diseñadas para personas con crédito dañado o sin crédito. Para abrir tu cuenta, primero deberás depositar un depósito en efectivo. Tu límite de crédito generalmente es igual a tu depósito. Los requisitos mínimos de depósito varían, dependiendo de la tarjeta. La mayoría de las tarjetas garantizadas te permiten depositar más para obtener una línea de crédito más alta.

Atrasarse en los pagos podría significar perder este depósito. Sin embargo, si siempre realizas pagos a tiempo y gastas muy por debajo del límite de la tarjeta, puedes establecer un buen crédito en cuestión de meses.

3. Tu primera tarjeta de crédito puede construir tu crédito

Una de las principales razones para obtener tu primera tarjeta de crédito es aumentar tu crédito. Sin embargo, si no tienes cuidado, puedes tener el efecto contrario. Todo depende de lo que hagas.

Cada mes, tu emisor informará la actividad de tu tarjeta de crédito a las agencias de crédito, las compañías que compilan los informes de crédito que forman la base de tus puntajes de crédito.

La información reportada incluye si tus pagos han sido puntuales y cuánto de tu crédito disponible has utilizado. Los pagos atrasados ​​son malos. Maximizar la tarjeta es malo.

Para asegurarte de que la actividad de tu tarjeta de crédito sea lo más útil posible, paga en su totalidad y a tiempo todos los meses y mantente muy por debajo del límite de crédito.  También puedes realizar un seguimiento de tus puntajes de crédito para ver cuál es tu posición.

4. Puedes ver las tarifas antes de aplicar

La ley federal requiere que los emisores de tarjetas de crédito divulguen públicamente ciertos términos, tales como tasas de interés y tarifas, antes de que usted presente la solicitud.

Es importante que ante cualquier solicitud de tarjeta de crédito, tengas la oportunidad pero principalmente la obligación de conocer tus derechos y obligaciones al adquirir esta herramienta financiera.

Mujer revisando su tarjeta

5. El interés también es completamente evitable

Hablando de gastos evitables: Independientemente de cuán alto sea el APR de tu tarjeta de crédito, no tienes que pagar ni un centavo de interés siempre que pagues la factura de tu tarjeta en su totalidad cada mes. Eso se debe al período de gracia de tu tarjeta.

En pocas palabras, después de pagar tu factura en su totalidad, los intereses no comenzarán a acumularse en nuevas compras hasta la próxima fecha de vencimiento.

Paga la factura del próximo mes en su totalidad y, una vez más, no se acumularán intereses, suponiendo que solo estés usando tu tarjeta para compras. Sigue así, y nunca tendrás un cargo por intereses.

Sin embargo, si no pagas tu factura en su totalidad, es decir, si transfieres una parte de tu saldo al próximo mes, entonces no solo pagarás intereses sobre ese saldo acumulado, sino que comenzarás a pagar intereses.

En conclusión, ser rechazado por una tarjeta de crédito es un fastidio, pero puedes aprender de ello. La ley federal requiere que los emisores de tarjetas te envíen una explicación de su decisión.

Una tarjeta de crédito puede ser un arma de doble filo pero con una buena planificación financiera puede llegar a ser un instrumento valioso para tu historial y puntaje de crédito.