Gestión de inventario y almacenamiento

Es posible que pienses que la gestión del inventario y almacenamiento del almacén es la práctica de organizar tu inventario para que se pueda encontrar rápidamente. Pero es mucho más que eso.

Una buena organización del almacén no consiste únicamente en colocar cada cosa en tu sitio. Me explico: se trata de maximizar la productividad al tiempo que se ahorra tiempo y dinero para aumentar la precisión del inventario.

Hoy comparto algunos consejos útiles sobre cómo gestionar el inventario ya sea local o en envíos internacionales. Sigue leyendo para saber cómo mejorar el rendimiento de un almacén con o sin software.

1 | Una buena gestión del inventario del almacén empieza por el mantenimiento

En primer lugar, asegúrese de que su almacén cumple con los estándares actuales. Para ello, debe inspeccionar su funcionamiento y organización con regularidad.

Hágase preguntas como: ¿está el stock ubicado de forma que pueda acceder a él de forma fácil y segura? ¿Están las referencias “calientes” entre la altura de la cintura y la de los hombros para poder cogerlas rápidamente? ¿Hay una zona en el almacén para los artículos dañados? ¿Los artículos dañados se tratan a diario?

Seguro que lo sabe: un almacén organizado puede convertirse rápidamente en un desastre desorganizado. Un desorden no es deseable porque puede ralentizar a sus recolectores. En conclusión, debería reorganizarse antes de que sus operaciones se ralenticen.

2 | Conoce tus artículos más vendidos

A continuación, coloca tus artículos de gran volumen más cerca de la zona de envío. Asegúrate de que son fácilmente accesibles: eliminará mucho tiempo de trabajo innecesario. Sin embargo, esto sólo debería aplicarse a sus principales vendedores probados para evitar una reasignación innecesaria del inventario físico.

A continuación, puede filtrar por marca, clase y proveedor para ayudarle a notar patrones y tomar decisiones más informadas tanto sobre las compras como sobre la ubicación en el almacén.

3 | Utiliza el recuento de ciclos

No esperes a que llegue el recuento anual del inventario físico para realizar auditorías periódicas de control de inventario. Realiza recuentos cíclicos y analice sus discrepancias para perfeccionar el tiempo que debería tardar en recorrer todas las ubicaciones.

Para los que no lo sepan, el recuento cíclico es un tipo de recuento de inventario perpetuo que se realiza en oleadas a lo largo del tiempo.

En cada oleada sólo se cuentan pequeños subconjuntos de inventario. Es bueno que los recuentos cíclicos pasen por todas las ubicaciones cada trimestre para tener un sistema de back-office más preciso.

4 | Minimizar el tráfico no autorizado

¿Alguna vez ha visto a alguien caminando por su almacén y ha pensado: quién es este tipo? ¿Un nuevo empleado? ¿Un repartidor de pizza perdido que busca su oficina de envíos? ¿Alguien del servicio de atención al cliente recogiendo algo que no debería?

Elimina el riesgo de que personas no autorizadas se paseen por el lugar donde se guarda su inventario. Da a tus empleados algún tipo de identificador (como camisetas especiales) que puedas distinguir a los que trabajan en el almacén y a los que no deberían hacerlo.

5 | Haz sitio para la recepción

Muchos errores de inventario pueden ocurrir en la recepción si tu personal de gestión de inventario no tiene suficiente espacio para trabajar.

Sin embargo, puedes evitar los errores de recepción dándoles una pequeña oficina al final de la sala. Eliminar los errores de recepción le evitará perder tiempo, dinero y credibilidad.

También te puede interesar: Cómo invertir en el S&P 500