Los hombres tienen siempre la duda de cómo combinar sus calcetines. Y es que esta debe ser una prenda muy sobria en la vestimenta diaria de los chicos.

Si bien siempre apostamos por la diversidad, hay ciertas reglas que la vestimenta masculina debe seguir para que tenga siempre un toque elegante.

Consejos para combinar tus calcetines

Combina con los pantalones, no con los zapatos

¿Cómo combino de acuerdo a los pantalones o lo hago a los zapatos? Pues la respuesta es que debe hacerse teniendo siempre presente los pantalones y su explicación tiene.

Básicamente es porque si usamos calcetines con una tonalidad parecida o semejante al zapato, lo que conseguiremos es dividir el conjunto inferior en dos partes, por un lado el pantalón y por otro lado el conjunto calcetín-zapato.

En cambio, si lo hacemos combinando con el pantalón, el conjunto se dividirá en dos partes, pero esta vez el límite lo marcarán los calcetines.

De esta manera logramos hacer ver un look mucho más uniforme y la figura se ve más esbelta.

 Combo: corbata-calcetines

Los más expertos ya pueden arriesgarse con el como corbata-calcetines.

Básicamente consiste en combinar los calcetines teniendo en cuenta el color o el estampado/patrón de la corbata (ambos no, sería demasiado llamativo).

Con esto conseguiremos un contraste muy notorio en ambas partes, resaltando el traje y consiguiendo que tenga un papel aún más relevante en el conjunto.

Sin embargo, hay que tener cuidado en qué momentos y con qué trajes se hace, porque para ocasiones más formales, entrevistas de trabajo, reuniones o actos más solemnes, desde luego que no es la mejor forma.

Horror, ¡traje claro y sin calcetines!

¿Y si nuestro traje es más claro de lo habitual y no tenemos calcetines que peguen con él? Tranquilos, que no tiene por qué cundir el pánico.

Para estas ocasiones en las que creemos que está todo perdido, la clave está en apostar por colores de la misma gama. Es decir, misma familia de colores pero diferentes tonalidades y a ser posible combinados de manera monocromática.

Esto quiere decir que usemos calcetines más oscuros al pantalón, pero, 1 o 2 tonalidades más claras que el zapato.

De esta forma creas una escala cromática que va de más claro a más oscuro (pantalón – calcetines – zapato), consiguiendo una continuidad en el look.