Formas de ahorrar en los gastos de envío

Cuando empiezas tu propio negocio de comercio electrónico, hay muchos gastos. Un gasto que será continuo, por supuesto, es el envío. Por desgracia, el envío es también uno de los gastos más costosos que tendrá que asumir.

Son muchas cosas a tener en cuenta. Pero, ¿sabía que puede reducir tus gastos de envío con poco esfuerzo? Estas son algunas de las formas de ahorrar a lo grande en los envíos de las pequeñas empresas.

1. Negocia tus tarifas

Muchas pequeñas empresas de comercio electrónico asumen que no envían lo suficiente como para optar a los descuentos del transportista. Pero es importante saber que no es necesario enviar paquetes como los de Amazon para obtener una mejor tarifa.

A menudo se pueden negociar descuentos con su transportista si realiza tan sólo 100 envíos al mes, poniéndose en contacto con su departamento de servicios de envío por contrato y hablando con un representante sobre su negocio.

Cuando hagas esto, asegúrate de que tu o tu gestor de envíos conocen sus números: necesidades de envío, volumen y proyecciones. Eso hará que UPS, FedEx y otros transportistas le presten atención. Puedes cotizar en dhl para costear precios.

2. Reclamar reembolsos

Las malas noticias: Según Multichannel Merchant, en 2019 más del 6% de los envíos de paquetes de FedEx y UPS se retrasaron.

Las buenas noticias: Sus políticas de garantía de devolución de dinero establecen que tienes derecho a un reembolso completo de ese envío, ¡incluso si se retrasa solo unos minutos! La pega, claro, es que te obligan a iniciar el proceso de reembolso y muchas empresas no se molestan (o no lo saben).

Sí, el seguimiento de su cuenta puede llevar mucho tiempo, pero si realiza muchos envíos, solicitar créditos por fallos en el servicio, cargos excesivos, discrepancias de peso y otras cosas puede realmente sumar y reducir significativamente sus costes de envío.

3. Considera la recogida y la entrega

Usted ya está ocupado, ¿por qué gastar más tiempo y dinero en gasolina haciendo un viaje a la ubicación de su transportista para enviar sus productos?

Busque un transportista que realice recogidas y entregas sin coste alguno para ahorrarle tiempo y dinero. Estarás atrapado en su horario de recogida, ¡pero puede valer la pena!

4. Imprime el franqueo en casa

Puede que sepa que las etiquetas de envío se pueden imprimir en casa, pero ¿sabía que también puede imprimir el franqueo en casa? Por supuesto, los diferentes transportistas tienen diferentes normas sobre la impresión de franqueo para los paquetes.

Sin embargo, una vez que las entienda, podrá ahorrar dinero imprimiéndolas directamente desde su ordenador. Algunos transportistas también ofrecen un software especial que se integra con el suyo para facilitar aún más el proceso.

5. Elije materiales de embalaje asequibles

Aunque algunos materiales de embalaje son necesarios, especialmente cuando se envía algo frágil, los costes pueden aumentar rápidamente.

Por supuesto, aunque el embalaje de marca es estupendo y contribuye a la experiencia del cliente, es posible que tenga que posponerlo hasta que genere más ingresos.

En su lugar, compre materiales de embalaje tradicionales y sencillos, como cajas, plástico de burbujas, almohadillas de aire, etc., al por mayor para reducir los costes de envío.

6. Utiliza un seguro de terceros

Una de las formas en que UPS, FedEx y otros transportistas ganan dinero es cobrando de más a los clientes por los costes del seguro.

Si envía artículos de valor, probablemente sepa que el seguro puede resultar caro. Los transportistas suelen cobrar aproximadamente 80 céntimos por cada 100 dólares de seguro.

Sin embargo, hay otras compañías de terceros como Parcel Insurance Plan (PIP) y U-PIC Shipping Insurance que cobran una fracción de esto, normalmente unos 45 céntimos por cada 100 dólares. ¡Eso le puede ahorrar casi la mitad!

7. Vigila tu peso dimensional

La aplicación del peso dimensional a los envíos es bastante nueva para los transportistas, y muchas pequeñas empresas no saben de qué se trata.

He aquí cómo empezó. Hace unos cinco años, los transportistas se dieron cuenta de que perdían dinero con artículos grandes, pero ligeros.

Estos artículos grandes ocupaban mucho espacio en sus camiones, pero les reportaban poco dinero. Así que empezaron a aplicar este peso “teórico” a los paquetes, basándose en el volumen que ocupan, y cobrando por lo que más dinero les reporta: el peso real del paquete o el “peso dimensional”.

Si sus paquetes suelen pesar menos que el peso dimensional, lo más probable es que la forma más barata de enviar paquetes de gran tamaño sea encontrar un transportista que no siga esta práctica.

También te puede interesar: Las 11 mejores inversiones para ti