Enseña a tus hijos cómo usar una tarjeta

Cuando llegue el momento de darles a tus hijos acceso a una tarjeta de crédito, es importante que les enseñe cómo usarla bien.

Cómo usar una tarjeta de manera responsable

Las tarjetas de credito ofrecen flexibilidad, recompensas valiosas y mayor seguridad que el efectivo. Pero también pueden causar muchos problemas a los usuarios desprevenidos.

Por eso, cuando llegue el momento de darles a tus hijos acceso a una tarjeta de crédito, es importante que les enseñes cómo usarla de manera responsable. Esto puede ayudarlos a comprender tanto los beneficios como los peligros.

Beneficios de las tarjetas

La edad a la que es mejor darle una tarjeta a un niño dependerá de su comprensión del crédito y también de su madurez, dice Nancy, directora ejecutiva del Consejo de Educación Económica.

Una tarjeta de crédito en manos de un adolescente no tiene por qué ser necesariamente algo malo, siempre que brindes a tus hijos el conocimiento y la supervisión que necesitan para usar el crédito de manera inteligente.

  1. Proporcionar ruedas de entrenamiento financiero

“La mejor manera de preparar a los niños para las cosas es comenzar a inculcar buenos hábitos cuando son pequeños”, dice Nancy. Eso incluye tarjetas de crédito. Ayudar a los niños a aprender a presupuestar, administrar el crédito y mantener sus gastos dentro de sus posibilidades puede brindarles las habilidades financieras que necesitan para convertirse en administradores de dinero independientes.

Educación y ahorros

  1. Seguimiento del gasto con herramientas en línea

Las transacciones con tarjeta de crédito son más fáciles de rastrear que el efectivo, tanto para el padre como para el joven comprador. Nancy recomienda enseñar a los niños a utilizar las herramientas en línea que ofrece el emisor de la tarjeta de crédito, para que puedan ver cómo encajan sus gastos en las diferentes categorías.

En definitiva, es importante que tus hijos y cualquier persona sepan usar una tarjeta esperamos que este texto te ayude.

También te puede interesar: ¿Cambiar mi tarjeta es buena idea?